Un oso polar de diez toneladas

Sin duda rompe el hielo, ¿verdad? Lo cierto es que no se me ocurría nada mejor con lo que empezar esto, así que me he decantado por… bueno, por eso.

¿Cómo definir este sitio? Si soy sincero, la verdad es que no lo sé. De momento, los primeros días, será uno de esos desiertos en los que se ven plantas rodadoras. Publicaré alguna cosa con el tiempo, a veces tonterías, a veces experiencias, y a veces paranoias varias que surgen como caracoles en un día de lluvia. Luego, si alguien despistado entra aquí y le interesa alguna cosa, pues será bien recibido. Y si no le gusta también, qué demonios. Quizá ponga algún sitio para sugerencias…

Más tarde, si la cosa tira, podría agrupar todas las cosas publicadas y ordenar esto porque seguramente será un batiburrillo. Y si alguien quiere colaborar con alguna aportación, por mínima que sea, por mí estupendo. No hay ningún dato totalmente inútil. Además aquí puede entrar lo que sea: los datos no saben de discriminación.

Vamos, que esta entrada es como… como lanzar al mar un mensaje en una botella: lo dejas que se vaya poco a poco flotando hasta que algún internauta la recoja y lo lea (o hasta que un navegador la mande al fondo de un abismo) y, si cuela, cuela.

En fin, esperemos que el oso polar se salve…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s